Prevención y/o cuidados de problemas del pie diabético

Como en todo, lo mejor es prevenir que lamentar y cuando de diabetes se trata, es aún más relevante la frase.

La prevención de los problemas del pie diabético implica una combinación de factores, por ejemplo:

  • Buen control de la diabetes
  • Autoexámenes regulares de piernas y pies
  • Conocimiento sobre cómo reconocer problemas
  • Elegir calzado adecuado
  • Ejercicio regular, si es posible
  • Evitar lesiones manteniendo despejados los senderos
  • Hacer que un médico examine los pies al menos una vez al año con un monofilamento, un dispositivo hecho de una cuerda de nylon que prueba la sensación

Cuando se han seguido estas sugerencias, la probabilidad de contraer una infección es mínima porque no das pauta a que se genere una herida.

Ahora bien, cuando se presenta una herida es vital que le pongas absoluta atención y es importante decirle a tu médico de su existencia para darle el mejor tratamiento y seguimiento.

En condiciones normales, a una persona sin diabetes una herida bien pude sanar en poco tiempo o bien se puede infectar.

Cuando una herida se infecta se pueden recurrir a ciertos tratamientos y lo más seguro es que no pase de una molestia menor.

En una persona con diabetes esto no es así de sencillo, por lo que el constante monitoreo y atención médica es importante.

REFERENCIAS: YouTube || Wikipedia

Lamentablemente existe casos que llevan a la persona hasta la hospitalización y ya sea que se usen antibióticos, limpieza de heridas, etc. será hasta que el médico dé de alta a la persona cuando la herida quede fuera de control y pueda seguir su recuperación en casa.

Si estas en esta situación, constantemente el cuerpo médico te estará guiando para apoyarte en tu recuperación y nunca está demás hacer preguntas sobre cualquier instrucción que no comprendas.

Sigue todas las instrucciones de tu médico o enfermera y si ya te encuentras en casa, informe a tu médico si tu condición no mejora dentro de un tiempo razonable.

Asegúrate de terminar todo el ciclo de antibióticos si el médico lo receta. No terminar todo el ciclo puede llevar a que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos pero si se previene no será necesario.

Menos dolor, hinchazón, enrojecimiento, calor o drenaje generalmente son todos signos de mejoría en una herida infectada.

La contracción de la herida o úlcera es una buena señal.

La ausencia de fiebre también es generalmente una buena señal.

Generalmente, algunas mejoras deben ocurrir dentro de los primeros dos o tres días y nuevamente, informa al médico si está mejorando tu situación como se esperaba.

Si tienes alguien que te apoye en casa sería lo ideal para que se encuentre alerta sobre el cuidado de tu diabetes mientras está sanando una infección de pie o pierna.

Un buen control glucémico es bueno no solo para curar una úlcera que tengas, sino también para prevenir futuras úlceras.

Resultado de imagen para doctor

El lleva el control en el nivel de azúcar en la sangre con regularidad e informa al médico sobre el patrón de niveles bajos y altos lo que permitirá a todos a tu alrededor actuar de forma rápida y oportuna.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *